EL JUANRAMIRISMO… ¿VIVO?

ANUNCIA JUAN RAMIRO ROBLEDO RUIZ QUE BUSCARÁ LA CANDIDATURA AL GOBIERNO POR MORENA

El juanramirismo está de plácemes. El anuncio de Juan Ramiro Robledo Ruiz de participar en la búsqueda de la candidatura a Gobernador por MORENA, ha levantado el ánimo de muchos. Dice un refrán: del plato a la boca se cae la sopa. Y en particular, quien esto escribe está convencido que Juan Ramiro no estará en la boleta electoral del 2021, al menos en esa búsqueda que recién se conoce.

Juan Ramiro pertenece al grupo político denominado «los macabeos» y del cual forman parte figuras importantes del Gobierno Estatal, sin enumerar más nombres, uno de ellos es el Secretario de Gobierno, Alejandro Leal Tobías.

La capacidad política de Juan Ramiro, no está a discusión. Ha sido diputado local, federal y senador. Ha militado en el PRI, en el PRD y en MORENA. Es catedrático de la facultad de derecho. Destacado abogado y últimamente magistrado en el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa.

Sus batallas electorales, no han sido muchas a comparación de su amplio currículo. La última como abanderado del PRD a la gubernatura, en el año 2009, cuando Andrés Manuel López Obrador era la cara de guerra del partido del sol azteca.

El multicitado personaje, entra ahora a una nueva batalla. Una contienda partidista en la que se ha anunciado una coalición entre el Partido Verde Ecologista, MORENA, Partido del Trabajo y Nueva Alianza, teniendo sólo posibilidades reales de definición en el abanderamiento, los dos primeros institutos políticos referidos.

En ese escenario y teniendo en consideración que MORENA internamente es un desmadre, con un sinfín de «tribus» como las tuvo en su momento el PRD, no está fácil que Juanra logre sortear todas las vicisitudes que conlleva alcanzar la candidatura al Gobierno.

Suponiendo sin conceder como dicen los abogados, que gane el proceso interno morenista aún le faltaría superar al candidato que designe el Partido Verde.

Aquí entra otra cuestión muy interesante que ha levantado mucha discusión, pues se ha abierto una pugna entre la militancia de MORENA que no quiere que Ricardo Gallardo sea el candidato de la coalición verdemorenistaalianzistapetista, llegando incluso a manifestarse grupos potosinos en México a las afueras de las oficinas del líder nacional Mario Delgado, quien ya fue muy claro en su posicionamiento al respecto.

Dijo Mario que, MORENA será quien ponga a los candidatos en los estados donde haya coaliciones. No dijo que el candidato tenga que ser militante de su partido y los estatutos son muy claros: pueden postular a un externo.

Así, en una eventual candidatura de Juan Ramiro ante el candidato del Verde, Ricardo Gallardo Cardona, la definición sería a través de una encuesta y ahí es el apodado «pollo» quién tendría la ventaja pues lleva años en una descarada campaña en la búsqueda del Gobierno Estatal.

Por ello, Gallardo vencería a Juan Ramiro y sería el candidato de la coalición. Así de sencillo.

Las bases morenistas no entienden o no quieren entender, que el acuerdo para que Gallardo sea candidato en esa coalición, no es con Mario Delgado. El acuerdo lo tiene el pollo directamente con el Presidente López Obrador, quien ha demostrado un pragmatismo que raya en lo impúdico, por lo que no es de extrañar que le prometiera a Gallardo la posibilidad de obtener esa candidatura a cambio de su voto y el de otros legisladores que controla en la Cámara de Diputados.

A López Obrador le vale un cacahuate quien gobierne San Luis. Aunque sea alguien con serias sospechas de haberse aliado con el crimen. De ser un tremendo ladrón que sustrajo cientos de millones de pesos del Ayuntamiento de Soledad de Graciano Sánchez, para hacerlos aparecer como por arte de magia, en cuentas de empresas de su propiedad.

Ricardo Gallardo Cardona, es un tipo perverso. Cínico. Pero muy hábil a la hora de negociar. Al fin comerciante, es experto en vender y comprar conciencias, lo que al Presidente de la República no le quita el sueño, pues lo que realmente le interesa en el 2021, es ganar la mayoría en la cámara de diputados, pues de ello depende si los tres años que le restan dirigiendo al país, serán tersos con una colectividad que avale todos sus deseos o, si enfrentará un conflictivo medio sexenio.

Como bien decía mi abuelita: entre más conozco a los políticos, más quiero a mi perro.

Por redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *